“Cada vez que están ante una decisión difícil pregúntense que haría Jesús en mi lugar” , el Papa a los sacerdotes del mundo

La belleza de la Iglesia, la misericordia, una fecha fija para la Pascua para favorecer la unidad, Asia como futuro de la Iglesia, o su próximo deseado viaje a África, fueron algunos de los temas tratados por el Papa Francisco en la Basílica de San Juan de Letrán la tarde del viernes 12 de junio yendo a encontrar a los participantes en el Tercer Retiro Mundial de los Sacerdotes, promovido por la Renovación Carismática Católica Internacional y la Catholic Fraternity.

No espanten al pueblo fiel de Dios

Antes de contestar algunas preguntas, el Pontífice dirigió una meditación sobre el tema: “Transformados por el amor y para el amor”. El Obispo de Roma se dirigió a todos ellos en nuestro idioma por casi una hora subrayando, entre otras cosas, la importancia de la presencia de las mujeres en la Iglesia. “La iglesia es mujer, es esposa de Cristo, es madre de su pueblo de fieles cristianos”, reflexionó, precisando que “notar que Maria es mucho más importante que los apóstoles no es feminismo”.  También invitó a los sacerdotes al sano debate porque “una iglesia donde no hay discusiones es una iglesia muerta”. Y ante las dificultades de su ministerio, Francisco los invitó a preguntarse “que haría Jesús en mi lugar”.

El problema de la injusticia social en América Latina

Uno de los sacerdotes que formuló una pregunta a Francisco venía del Perú. Escuchemos la respuesta del Papa:

Después del momento de diálogo con los sacerdotes, Francisco celebró la Santa Misa y les entregó el “Mandato misionero”.

TEXTO Y AUDIO COMPLETO DE LA HOMILIA DEL PAPA

En la primera lectura nos adentramos en la ternura de Dios, como que Dios le cuenta a su pueblo como lo quiere, como lo ama, como lo cuida. Y lo que Dios dice a su pueblo en esta lectura del profeta Oseas, capítulo 11, en adelante, versículo primero en adelante, lo dice a cada uno de nosotros, y nos hará bien tomar este texto en un momento de soledad, ponernos en la presencia de Dios y escuchar cuando nos dice esto: cuando vos eras chico yo te amé, te amé desde niño, te salvé, te traje de Egipto, te salvé de la esclavitud, de la esclavitud del pecado, de la esclavitud de la autodestrucción, y de todas las esclavitudes que cada uno conoce, que tuvo o tiene dentro. Yo te salvé, yo te enseñé a caminar.

Qué lindo escuchar Dios me enseña a caminar, el Omnipotente se abaja y me enseña a caminar. Recuerdo esa frase del Deuteronomio, cuando Moisés le dice a su pueblo, “escuchen ustedes que son tan duros de cabeza”, cuando vieron un Dios tan cercano a su pueblo como Dios está cercano a nosotros. Y la cercanía de Dios es ésta ternura: me enseñó a caminar, sin Él yo no sabría caminar en el Espíritu. Y lo tomaba por los brazos pero vos no reconociste que yo te cuidaba. Vos te creíste que te las arreglabas solo. Esta es la historia de cada uno de nosotros. Y yo te atraía con lazos humanos, no con leyes punitivas, con lazos de amor, con ataduras de amor. El amor ata, pero ata en la libertad, ata en dejarte lugar para que respondas con amor. Yo era para ti como los que alzan a una criatura a las mejillas y lo besaba, y me inclinaba y le daba de comer. Decíme, ¿ésta no es tu historia? Al menos es mi historia. Cada uno de nosotros puede leer aquí su propia historia. Decíme, ¿cómo te voy a abandonar ahora, cómo te voy a entregar al enemigo? En los momentos donde tenemos miedo, en los momentos donde tenemos inseguridad, Él nos dice: pero si hice todo esto por vos, ¿cómo pensás que te voy a dejar solo, que te voy a abandonar?

En las costas de Libia, los 23 mártires coptos estaban seguros de que Dios no los abandonaba y se dejaron degollar diciendo el nombre de Jesús, porque sabían que Dios, pese a que les cortaban la cabeza, no los abandonaba. ¿Cómo te voy a tratar como un enemigo? Mi corazón se subleva dentro de mí y se enciende toda mi ternura. Cuando la ternura de Dios se enciende, esa ternura cálida – es el único capaz de calidez y de ternura- no le voy a dar un día libre a la ira por los pecados que hiciste, por tus equivocaciones, por adorar ídolos, porque yo soy Dios, soy el Santo en medio de ti. Es una declaración de amor de Padre a sus hijos y a cada uno de nosotros.

Cuántas veces pienso que le tenemos miedo a la ternura de Dios, y porque le tenemos miedo a la ternura de Dios, no dejamos que se experimente en nosotros y por eso tantas veces somos duros, severos, castigadores, somos pastores sin ternura. ¿Qué nos dice Jesús en el capítulo 15 de Lucas, de aquel pastor que notó que tenía solamente noventa y nueve ovejas y le faltaba una, que las dejó bien cuidaditas cerradas con llave y se fue a buscar a la otra, que estaba enredada ahí entre los espinos y no le pegó, no la retó, la tomó en sus brazos, en sus hombros y la trajo y la curó, si estaba herida? ¿Hacés lo mismo vos con tus feligreses, cuando notás que no hay uno en el rebaño o nos hemos acostumbrado a ser una Iglesia que tiene una sola oveja en el rebaño y dejamos que noventa y nueve se pierdan en el monte? ¿Tus entrañas de ternura se conmueven? ¿Sos pastor de ovejas o te has convertido en un peinador, en un peluquero de una sola oveja exquisita, porque te buscás a vos mismo y te olvidaste de la ternura que te dio tu Padre, que te los cuenta aquí, en el capítulo 11 de Oseas y te olvidaste de cómo se da ternura? El corazón de Cristo es la ternura de Dios,  ¿cómo voy a entregarte, cómo te voy a abandonar? Cuando estás solo, desorientado, perdido, vení a mí que yo te voy  a salvar, yo te voy a consolar.

Hoy les pido a ustedes en este retiro que sean pastores con ternura de Dios, que dejen el látigo colgado en la sacristía y sean pastores con ternura, incluso con los que le traen más problemas. Es una gracia, es una gracia divina. Nosotros no creemos en un Dios etéreo, creemos en un Dios que se hizo carne, que tiene un corazón, y ese corazón hoy nos habla así: vengan a mí si están cansados, agobiados, yo los voy a aliviar, pero a los míos, a mis pequeños trátenlos con ternura, con la misma ternura con que los trato yo. Eso nos dice el corazón de Cristo hoy y es lo que en esta misa pido para ustedes y también para mí.

 

El encuentro que se desarrolla hasta el domingo en San Juan de Letrán está dirigido a obispos, sacerdotes y diáconos de todos los continentes y se articula en cinco secciones, desarrolladas en base a cinco conceptos evangélicos:  ‘reunidos’,’reconciliados’,’transformados’, fortalecidos’, ‘enviados’, inspirados en la exhortacion apostólica ‘Evangelii Gaudium’.

(Raúl Cabrera, Radio Vaticano)

 


escudo-diocesis Diócesis de Ciudad Guayana
Senda Sula, Villa Alianza
Bolívar, Puerto Ordaz
Tel. (0286) 922 16 38
E-mail: administracion@diocesisdeciudadguayana.org.ve
  
logo-pastoral-de-medios Comisión Diocesana de Medios de Comunicación Social
Torre Caura. Planta libre oficina 2
Bolívar, Puerto Ordaz
Tel. (0424) 941 24 06
E-mail: pastoralmcs@diocesisdeciudadguayana.org.ve
pastoralmcsguayana@gmail.com