EVANGELIO DEL DÍA JUEVES 13 DE OCTUBRE DEL 2016  

      

 

    Lucas 11,47-54: “En aquel tiempo, Jesús les dijo:¡Pobres de ustedes, que construyen monumentos a los profetas! ¿Quién los mató sino los padres de ustedes? Así, pues, ustedes reconocen lo que hicieron sus padres, pero siguen en lo mismo: ellos se deshicieron de los profetas, y ustedes ahora pueden construir. La Sabiduría de Dios dice también: Yo les voy a enviar profetas y apóstoles, pero esta gente matará o perseguirá a varios de ellos. Por eso, a esta generación se le pedirá cuentas de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo:  desde la sangre de Abel, hasta la de Zacarías, que fue asesinado entre el altar y el Santuario. Sí, yo se lo aseguro: la generación presente es la que tendrá que responder. ¡Pobres de ustedes, maestros de la Ley, que se adueñaron de la llave del saber! Ustedes mismos no entraron, y cerraron el paso a los que estaban entrando. Cuando salió de allí, los maestros de la Ley y los fariseos comenzaron a hostigarlo muy duramente. Le pedían su parecer sobre un montón de cosas y le ponían trampas para sorprenderlo en alguna de sus respuestas”.

 

  Reflexión: Por el Servicio de Animación Bíblica de la Diócesis de Ciudad Guayana. Responsable: Luis Perdomo.

 

El Evangelio de hoy presenta una confrontación entre Jesús y los escribas y fariseos, debido a la incoherencia de su vida en relación con la ley. Detractores de las promesas de Dios, se negaron a practicar la voluntad divina… Lo leemos en el texto de Lucas, capítulo 11, versículos 47-54: “¡Ay de ustedes que construyen los sepulcros de los profetas! Sin embargo, fueron sus padres, que los mataron. Así se hacen testigos y aprueban las obras de sus padres. […] ¡Ay de ustedes, maestros de la ley, porque se quedaron con la llave de la ciencia; y ustedes mismos no entraron, e incluso han obstaculizado a los que querían entrar”!

Estas son las dos maldiciones (o reproches) del texto: La primera reprende a la persecución hecha por los profetas. La segunda crítica del legalismo y el autoritarismo de los escribas, que no entran en la verdadera comprensión de la ley y no son luz para aquellos que quieren entrar.  Escribas y fariseos, queriendo ser ejemplos de religiosidad, terminaron por alejar a las personas de fe, y, aún más, echaron de allí a sus conterráneos de la verdadera imagen de Dios. La religión enseñada por ellos era falsa y no lleva a Dios…

El camino que conduce a Dios no es el rigorismo legal, pero si la práctica del amor y la misericordia. No hay que olvidar que este también es la manera por la cual Dios viene a nosotros y por lo que debe pasar nuestro hermano. Cuando impedimos la entrada de nuestro hermano en nuestras vidas, también dejamos a Dios del lado de afuera.

Alertando para un desanimo egoísta, el Papa Francisco en la encíclica La alegría del Evangelio habla de la necesidad de preservar nuestro espacio de autonomía que nos hace huir de cualquier tarea evangelizadora y obstaculiza nuestro dinamismo misionero (cf. AE No 81). También podemos ver en el texto: “Es sorprendente cómo incluso los que aparentemente tienen creencias doctrinales y espirituales sólidas terminan cayendo en un estilo de vida que les lleva a aferrarse a la seguridad económica o los espacios de poder y la gloria humana, en lugar de dar la vida por los demás en la misión “(la alegría del Evangelio, n. 80).

Pidamos al Señor que nos dé la sabiduría de los humildes y nos enseñan a vivir nuestra fe con simplicidad y coherencia. Y que la gracia de Dios nuestro Padre, el amor de Jesús nuestro hermano y la comunión del Espíritu Santo estén con nosotros. Dios que nos llama a la misión nos da el valor y la fidelidad para lograrlo. Amen.

 

 

 


escudo-diocesis Diócesis de Ciudad Guayana
Senda Sula, Villa Alianza
Bolívar, Puerto Ordaz
Tel. (0286) 922 16 38
E-mail: administracion@diocesisdeciudadguayana.org.ve
  
logo-pastoral-de-medios Comisión Diocesana de Medios de Comunicación Social
Torre Caura. Planta libre oficina 2
Bolívar, Puerto Ordaz
Tel. (0424) 941 24 06
E-mail: pastoralmcs@diocesisdeciudadguayana.org.ve
pastoralmcsguayana@gmail.com