¡Gracias Monseñor!

Es difícil no sentir nostalgia al ver partir al hombre que dirigió la Iglesia Católica durante los últimos 15 años en Ciudad Guayana. El ahora arzobispo Mariano Parra Sandoval, dice adiós a los miles de feligreses que lo acompañaron durante su labor en la Diócesis de Ciudad Guayana.

Hoy recibe oficialmente el título de autoridad máxima en la Arquidiócesis de Coro, siendo esta la más antigua de todo el país. Ahí no estará solo, trabajará de la mano con el obispo de la Diócesis de Punto Fijo, Carlos Cabeza, a quien servirá como consejero y acompañante.

Su trayectoria ha estado marcada de talento, sencillez, humildad y mucha camaradería; así se caracteriza quien hasta el 13 de enero, fue el obispo de Ciudad Guayana. Su retiro de estas tierras lo anunció el papa Francisco el 25 de octubre del año pasado, cuando lo nombró segundo arzobispo de Coro.

Desde entonces Mariano Parra Sandoval inició la planificación para su despedida, mediante un conjunto de celebraciones eclesiásticas a las que fue invitado.

“Dicen que el que mucho se despide es porque no se quiere ir, y la verdad es que es cierto; tengo un mes despidiéndome”, dijo en la misa de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre.

Sentimientos

Aunque se haga el fuerte, quienes lo conocen de cerca saben que le cuesta decir adiós.

“Los extrañaré, no es nada fácil”, mencionó horas después que su ascenso fuera revelado públicamente por la Conferencia Episcopal Venezolana. Para monseñor este retiro le ha pegado “durísimo”, como él mismo dice.

“Yo nunca pensé que me iría de Guayana, estaba convencido que me quedaría hasta que me tocara renunciar”, confesó poco después de su llegada a Caracas donde está desde el miércoles 4 de enero.

Asegura que se despide con un profundo dolor porque quiere mucho a esta ciudad y a la diócesis, la cual le ha enseñado cosas grandiosas.

“Sin embargo, no me voy triste ni a regañadientes; al contrario, voy con ánimo y muchas expectativas para dar lo mejor allá en Coro”, puntualizó.

22 años como obispo

Monseñor arribó a Guayana el 13 de agosto del 2001, exactamente un mes y dos días después que el papa Juan Pablo II hiciera su nombramiento oficial como representante de esta diócesis.

Para entonces era secretario general del Concilio Plenario de Venezuela y llevaba siete años en la jerarquía de obispo.

Su estreno en el cargo se dio en la Diócesis de San Fernando de Apure el 28 de octubre de 1994, cuando tenía 47 años, pese a que el título le había sido otorgado tres meses antes, es decir, el 12 de julio de ese año.

“Aprendí a ser obispo allá, donde me encontré con una diócesis muy grande, pero con pocos sacerdotes (…) tuve que trabajar mucho, porque ser obispo es una gran responsabilidad a nivel estadal”, manifestó.

Inicios

Los inicios de Mariano Parra Sandoval en el mundo religioso ocurrieron por la década de los 60, poco antes que iniciara sus estudios de Teología en el seminario mayor de Santa Rosa de Lima en Caracas, a sus 18 años.

Antes, siendo aún adolescente, tuvo mucha ilusión de ser psicólogo, pero estaba indeciso porque ya desde los 12 le nació la inquietud de convertirse en sacerdote.

Cuando se graduó en la capital, cuatro años después, fue enviado al seminario de San Bernardo en el Colegio Universitario de la Diócesis de Rochester, en Nueva York, donde obtuvo la maestría.

El 14 de agosto de 1971 recibió el segundo grado de sacramento del orden y se convirtió en presbítero a los 24 años.

Lo ordenó sacerdote su tío paterno, monseñor Mariano Parra León, quien para entonces, era el obispo de Cumaná y viajó hasta su ciudad natal, Maracaibo, para la ceremonia.

“Yo nunca ejercí mi sacerdocio en Maracaibo (…) inmediatamente después que me designaron me fui a Cumaná y trabajé con mi tío hasta 1987, para luego seguir con el obispo Alfredo Rodríguez”, explicó.

Junto al grupo ministerial de la Diócesis de Cumaná estuvo 21 años, donde se desempeñó como párroco de las iglesias Nuestra Señora del Rosario en Marigüitar, Nuestra Señora del Coromoto y Nuestra Señora Virgen del Valle, en Cumaná.

Además fue fundador y rector del seminario San José y párroco del Santísimo Sacramento, ambos en Cumaná, presidente de la Organización de los Seminarios de Venezuela, así como de la Asociación Venezolana para la Educación Católica, seccional Sucre.

Fue elegido Capellán de Honor por el papa, quien se basó en sus atribuciones, contribuciones y conocimientos y además llevó la dirección del Departamento para las Vocaciones y los Ministerios en Caracas y el subsecretariado general de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Apoyo familiar

Cuando Mariano Parra Sandoval manifestó su deseo de ser religioso ya su familia tenía experiencia. Su tío paterno, monseñor Mariano José Parra León era obispo en Cumaná y el materno, monseñor Luis Raúl Sandoval, era párroco en Cabimas. Ambos murieron.

De padre y madre fueron cinco hermanos y él, el único que decidió seguir los caminos del Señor.Es el mayor de todos, después le siguen cuatro: dos hembras y un par de varones, respectivamente.

María Cristina Parra de Araujo es la mayor de las hembras, ella tiene un doctorado en Sociología. María Eugenia Parra de Morales, es la tercera, se desempeñó como ama de casa. Después vienen los otros varones, Jesús Enrique Parra Sandoval, es licenciado en Comunicación Social, trabaja en la Corporación Venezolana de Guayana y el menor, Hugo Enrique Parra Sandoval, tiene un doctorado en Educación.

“Todos somos muy unidos, a pesar de que por nuestros compromisos estamos alejados, siempre buscamos la manera de estar juntos”, recordó.

Esta, fue la primera vez que Mariano Parra Sandoval no estuvo junto a sus hermanos para Navidad, pues los compromisos que le trajeron su cambio colmaron su tiempo.

“Por primera vez en tantos años, no pude pasar ni el 24 ni el 31 con ellos en Maracaibo, porque estaba muy ocupado despidiéndome de Ciudad Guayana”, dijo poco antes de recordar que, como obispo, no volverá a esta tierra, pero que pronto vendrá para entregar todo lo necesario al administrador diocesano que quedará hasta que sea designado un nuevo representante.

Autor: Frenny Kelly Granado

– See more at: http://m.primicia.com.ve/media/gracias-monsenor.html#sthash.pICqsSvN.dpuf


escudo-diocesis Diócesis de Ciudad Guayana
Senda Sula, Villa Alianza
Bolívar, Puerto Ordaz
Tel. (0286) 922 16 38
E-mail: administracion@diocesisdeciudadguayana.org.ve
  
logo-pastoral-de-medios Comisión Diocesana de Medios de Comunicación Social
Torre Caura. Planta libre oficina 2
Bolívar, Puerto Ordaz
Tel. (0424) 941 24 06
E-mail: pastoralmcs@diocesisdeciudadguayana.org.ve
pastoralmcsguayana@gmail.com